La nueva patente fue lanzada por la empresa de Cupertino y otorgada el martes por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. Dicha patente está nombrada como Detección de proximidad basada en sensores magnéticos.

En el texto se hace referencia a unos guantes muy similares a los guantes convencionales que usamos para protegernos del frío, pero con la peculiaridad de que estos que propone Apple disponen de campos magnéticos capaces de detectar la posición y gesto de cada dedo de forma individual.

Los cascos o gafas de realidad virtual a menudo acostumbran a usar algún tipo de controlador para las manos, pero Apple va más allá y en lugar de ofrecer más gadgets con un único uso (las gafas de realidad virtual), la empresa de la manzana propone un accesorio en forma de guante convencional y que podría ser usado para diferentes funciones más allá de las Apple Glass.

Los controladores habituales para las gafas de realidad virtual no saben con precisión donde están los dedos delos usuarios y en qué posición están, sin embargo los guantes de Apple sí lo sabrán.

Ayudándose de la detección magnética, los guantes de Apple podrán medir e identificar la posición y ubicación de las fuentes magnéticas. Y para ello, en cada yema de los dedos, estos guantes tendrán sensores magnéticos conectados a cada dedo.

Apple patenta unos guantes magnéticos que podrían mejorar el control de las Apple Glass

Apple Insider

A su vez, en el dorso y en la palma también habrá fuentes magnética. De esta forma, el sistema detectará con precisión la posición de la mano, los dedos, los gestos, etc.

Apple Insider comenta que el resto del guante quedaría vacío y que podría usarse para conectar otro tipo de sensores, como respuesta háptica, sensores táctiles, sensor de temperatura, y demás. E incluso podría incluir baterías y un posible sistema de comunicación con potros dispositivos de realidad virtual.

La empresa de Cupertino patenta numerosas ideas cada semana, al igual que otras marcas del sector. Patentar una idea no implica que Apple vaya a llegar hasta el final, solo significa que está trabajando en un proyecto y que existe la mínima posibilidad de que llegue a buen puerto, pero también existe la posibilidad de que abandone la idea y termine guardada en un rincón.