Si tienes un perro puede que hayas pensado alguna vez que son incluso hasta más inteligentes que muchas personas.

Aunque probablemente ya dieses por hecho que los perros son capaces de aprender palabras como «calle» o «comer» con las que se vuelven locos, pero ahora un estudio ha confirmado esta teoría científicamente, según informa una publicación de ScienceAlert

Una investigación publicada en la revista Nature ha demostrado que estos animales se aprenden el nombre de un objeto después de haberlo escuchado 4 veces.

La ciencia ya había confirmado que animales como los chimpancés o los leones marinos eran capaces de aprender palabras, pero esta característica no se había podido confirmar en perros porque no es común entre todos los individuos de esta especie.

Según el principal autor del estudio y profesor de biología Jan Hoole esta capacidad podría estar limitada a perros altamente entrenados o con un talento innato.

Para llegar a estas conclusiones, el equipo pidió a 2 perros que trajesen juguetes cuyos nombres conocían bastante bien por turnos.

Concretamente se trataba de un Collie llamado Whisky, que reconocía hasta 59 objetos y un Yorkshire terrier llamado Vicky Nina, que conocía 42.

En la siguiente fase, los investigadores añadieron 2 objetos nuevos a la lista para ver si los animales eran capaces de reconocerlos. Whisky sí que lo consiguió y Vicky Nina acertó en el 2,5% de las pruebas.

Pero la cosa no quedó ahí, puesto que después se les dio 2 juguetes nuevos con nombre para que jugasen durante un rato con ellos. Tras repetirles el nombre de cada objeto 4 veces, el equipo nombró uno de las dos 2 opciones para ver si realmente se habían aprendido sus nombres.

Los resultados fueron de lo más reveladores, ya que acertaron con mayor frecuencia de lo que predecía el azar, pero su memoria cayó en picado después de 10 minutos y por completo a la hora, lo que revela que los perros necesitan más práctica.

En el estudio también participaron 20 voluntarios con sus perros, los cuales no consiguieron aprenderse los nombres de nuevos objetos pasado un tiempo, lo que revela que esta capacidad podría estar sujeta a la inteligencia del animal o a su experiencia reconociendo nombres.

La importancia de la raza y el entrenamiento

La raza podría ser un factor determinante en la inteligencia del perro, como por ejemplo el Border Collie, que generalmente se cría para que atienda órdenes y está muy motivado para realizar tareas, como Whisky. 

Sin ir más lejos, en 2004 un equipo de científicos descubrió que un perro llamado Rico conocía los nombres de 200 objetos diferentes, y en 2011 otro perro llamado Chaser aprendió 1.022 objetos distintos, cifras estratosféricas para estos Border Collie.

Los Yorkshire terriers también disfrutan de la estimulación física y mental, como es el caso de Vicky Nina. 

Por tanto, aquellas razas más enfocadas a otras tareas como los sabuesos o los galgos pueden tener más dificultades para reconocer objetos, porque simplemente están interesados en otras tareas de rastreo y caza por ejemplo.

Además, otro factor decisivo es el entrenamiento, es decir, como el juguete acaba llamando la atención del animal mediante el juego y la interacción social.

Por ello, aunque por genética o tradición un perro esté enfocado a otros ámbitos, se puede enseñar a todos los perros a realizar esta tarea de reconocimiento de objetos, aunque eso no quiere decir que vaya a ser fácil.

La pregunta es: ¿puedes saber si tu perro es un genio? La respuesta es sí, ya que basta con comprobar si tu perro es capaz de aprender nombres de objetos y reconocerlos con mucha rapidez.

Este artículo fue publicado en Business Insider España por Yaiza García García.