En su nuevo libro, Cómo evitar un desastre climático, Bill Gates aborda las diferentes tecnologías y ámbitos de nuestra sociedad e industria que deberían cambiar para eliminar las gases de efecto invernadero y frenar el cambio climático. 

El cofundador de Microsoft ahora se dedica a presidir la Fundación Bill y Melinda Gates y el fondo de inversión Breakthrough Energy Ventures. El multimillonario es un constante en debates y conferencias sobre el futuro de la tecnología y la sociedad. 

Gates habla de los diferentes sectores clave para luchar contra el cambio climático y las propuestas que aporta en el libro con James Temple en una entrevista para MIT Technology Review. La mayor parte del libro analiza las tecnologías necesarias para reducir las emisiones en sectores «difíciles de resolver» como el acero, el cemento y la agricultura, así como la contaminación por transportes como los aviones.

También se abordan cambios como la alimentación en países ricos y pobres. Gates asegura que los países ricos pueden acostumbrarse al cambio de sabor, entre las carnes naturales y las sintéticas que con el tiempo sabrán mejor. Todos los animales que comen hierba tienen un metabolismo que genera muchos gases, especialmente metano, que es un gas de efecto invernadero. 

Su mantenimiento, mediante la enormes plantaciones de comida y el transporte, también contribuyen al cambio climático. Por eso, países como Nueva Zelanda también proponen medidas para reducir su consumo como apunta Gates en su libro y van a reducir en un 15% la población de ganado, de aquí a 2050.

Gates también anima a que la demanda a carnes sintéticas se fomente a través de un cambio en la regulación. «Hay todos estos proyectos de ley que dicen que tiene que llamarse, básicamente, basura de laboratorio para vender. No quieren que usemos la etiqueta de la carne» explica Gates. 

Por otro lado, habla de la importancia de proyectos como Pivot Bio, que reducen significativamente la cantidad de fertilizante necesario en agricultura. «Son capaces de [convertir el nitrógeno del suelo en compuestos que las plantas pueden usar] biológicamente. Pero la capacidad de mejorar la fotosíntesis y la fijación de nitrógeno es una de las cosas en las que menos se invierte» dice.