En las últimas semanas seguro que has oído hablar de Clubhouse. Esta red social en la que cogen especial importancia los audios ha llegado con fuerza y son muchos los que están tratando de lograr las preciadas invitaciones para acceder y descubrir qué es y cómo funciona Clubhouse, pero ya podemos avisar que tiene algunos aspectos por mejorar.

Una de las áreas que más necesitan trabajar las nuevas aplicaciones y plataformas es la de la privacidad y en Clubhouse hay un problema que seguramente te suene: el gobierno chino puede acceder a los datos privados de los usuarios, según un grupo de investigadores del Observatorio de Internet de Stanford.

Esta situación se da al utilizar la plataforma Agora a la hora de suministrar la infraestructura de audio y vídeo en tiempo real que se prima en esta red social. Agora pertenece a una empresa china y recopila paquetes con metadatos de cada usuario, entre los que se encuentran los que identifican a cada uno, la actividad y la información privada.

El problema es que estos metadatos no están encriptados y terceros pueden tener acceso a la información, pero sobre todo a lo que ocurre en la infraestructura back-end de Agora. Según los investigadores, «un intruso podría saber si dos usuarios están hablando entre sí, por ejemplo, al detectar si esos usuarios se están uniendo al mismo canal«.

Pero al no encriptarse la información, tampoco lo hacen los archivos de audio, que pueden analizarse, transcribirse y almacenarse sin mayores problemas, tal como informa Gizmodo. Señalan que estos factores son muy importantes porque Agora debe cumplir la ley de seguridad de China y ofrecer al gobierno acceso a todos los datos que soliciten.

Desde Agora se ha dado poca respuesta a esta investigación, aunque lo esencial de sus comunicaciones ha estado en afirmar que no acceden a los datos de los usuarios ni se los facilitan a nadie.

En Clubhouse han respondido que analizarán toda la información que ha salido a la luz, pero que desde el primer momento tratarán de mejorar la privacidad de la red social. Por ejemplo, «durante las próximas 72 horas, implementaremos cambios para agregar encriptación y bloqueos adicionales para evitar que los clientes de Clubhouse transmitan pings a los servidores chinos«.

Volvemos a encontrarnos con problemas cercanos a los que sufrió TikTok, aunque en esta ocasión desde una red social que no proviene de China y que tratará de alejarse cuanto antes de esta polémica. Veremos si le afecta de algún modo y si prosigue creciendo de forma tan marcada.