Todo en esta vida tiene sus trucos y con el café que se prepara en cafetera italiana no podía ser menos. A pesar del auge de las cafeteras de cápsula, todavía son muchos los que prefieren este modo de preparar el café. Es más ecológico al no generar residuos plásticos, no requiere de dispositivos electrónicos y, sin duda, algunas de las cafeteras duran toda una vida.

Los más exquisitos con esta bebida saben que el mejor café es aquel que se prepara al poco de moler los granos, aunque también es cierto que son una minoría los que optan por esta opción. Pero es posible preparar un buen café con un consejo fácil que recomiendan todos los expertos.

Uno de los peligros existentes con el que se prepara en estas cafeteras se encuentra en que coja demasiada temperatura y llegue a quemarse, a perder su sabor. Por eso hay que seguir un proceso que comienza con no cargar demasiado el embudo y nunca presionarlo, pero luego también se debe vigilar la preparación.

A la hora de encender el fuego hay que dejar la cafetera con la tapa abierta para que vaya cogiendo la temperatura poco a poco, tal como indican en Diario Sur. El fuego puede estar a máxima potencia, pero debemos estar pendientes a cuando empiece a salir el café.

En cuanto veamos que salen los primeros hilillos de liquido, se debe bajar la temperatura y cerrar la tapa. Esto no evitará que siga evaporándose en la parte inferior, solo que lo hará ligeramente más lento que antes. Cuando empiece a sonar, lo ideal es apartar del fuego la cafetera y dejar que vayan saliendo las últimas gotas, entonces estará perfecto el café.

Aunque este es un método que exige estar pendiente durante los minutos de preparación del café, seguro que merece la pena y aprovechas al máximo su sabor. Al final hay que entender que esta bebida se toma por más motivos que la cafeína y puede convertirse en un manjar, por lo que no merece la pena desaprovecharlo preparándolo mal.