El accidente de Chernóbil sucedido el 26 de abril de 1986 cambió la historia, pero también cambió a miles de personas e incluso a un paisaje que no volverá a ser el mismo hasta que pasen miles y miles de años, pero la tecnología podría ayudarnos a limpiar el aire y el suelo reduciendo la radiación.

Ahora la empresa suiza Exlterra que está especializada en producir y comercializar soluciones tecnológicas sostenibles para el medio ambiente, en colaboración con State Specialized Enterprise Ecocentre (SSE Ecocentre), empresa estatal ucraniana que está a cargo del monitorio ambiental en Chernóbil, han logrado reducir la radiación tanto en el suelo como en el aire.

Esta tecnología llamada Nucleus Separation Passive System (NSPS), en español Sistema Pasivo de Separación de Núcleos, se ha estado probando en una zona de una hectárea entre noviembre de 2019 y septiembre de 2020 y al final de este periodo han comprobado que los niveles de contaminación por radiación en el suelo se han reducido en un 37 % y en el aire en un 47 %.

Reducción radiación en Chernóbil

exlterra

Si bien a la naturaleza le tomará 24.000 años para que los contaminantes radiactivos se descompongan, esta nueva tecnología podría acortar este periodo y dejarlo en solo cinco años, según los resultados de la prueba.

Esta nueva tecnología utiliza conceptos de física de partículas y energía nuclear sin el uso de productos químicos o materiales dañinos para así poder abordar la contaminación severa y acelerar la descomposición de los elementos radiactivos.

Reducción radiación en Chernóbil

exlterra

En términos generales, la tecnología NSPS aprovecha los positrones (antipartícula del electrón), que son partículas de alta velocidad, para dirigir esta fuerza natural hacia los isótopos radiactivos en el suelo y así romper los enlaces que los mantienen unidos. Una vez que el positrón entra en contacto con el isótopo radiactivo vuelve a unir un electrón y aniquila la materia radiactiva.

Sergiy Kireiev, director General de SSE Ecocentre en Chernóbil, afirma que “estos resultados son notables. Es la primera vez en 35 años que la tecnología ha logrado reducir el nivel de radiactividad en el suelo y el aire de manera tan significativa. Esta es una verdadera esperanza para toda la zona”.

Exlterra señala que la reducción de 12 meses en los niveles de radiactividad les permitirá devolver el área a su estado original en un periodo de cinco años.

No obstante están tan convencidos de estos avances, que no descartan ofrecer dicho servicio a nuevas zonas de Chernóbil o incluso ofrecer también esta solución a otros sitios que han experimentado problemas similares como Fukushima en Japón.

Además de para tratar la radiactividad, la tecnología también se puede utilizar para tratar otros tipos de contaminaciones del suelo como metales pesados y sustancias como los perfluoroalquilos.