Las toallitas húmedas son un producto imprescindible para los padres. Y es que no solo resultan útiles a la hora del cambio de pañal, sino que también se usan para limpiar todo lo que el bebé va manchando: su cara y sus manos después de comer o jugar, el asiento del cochecito en el que ha aterrizado buena parte de la merienda, y un largo etcétera. 

Pero, ¿sabías que todavía le puedes sacar más partido a las toallitas de bebé? Más allá de la limpieza del bebé y de sus cosas, tienen otros usos alternativos geniales que te resultarán de gran utilidad.

Si quieres poner en práctica alguno de ellos, toma nota de otras maneras en las que te pueden ayudar las toallitas húmedas:

  • Limpiar cuero. ¿Necesitas sacar brillo a tus zapatos, limpiar tu bolso o quitar una mancha del sofá de piel? Las toallitas húmedas para bebé son ideales para limpiar el cuero, ya que no tienen ingredientes químicos que puedan dañar el material.
  • Limpiar el polvo. Reutiliza estas toallitas que se ha secado para limpiar el polvo. Cuando pierden la humedad, su material es perfecto para capturar el polvo y otras partículas pequeñas de suciedad.
  • Quitar manchas de la alfombra y la tapicería. Aplica un poco de detergente líquido a una toallita de bebé y frota una mancha de a alfombra o la tapicería. 
  • Limpiar el teclado. Para evitar que la suciedad se acumule en tu teclado, sacúdelo boca abajo para que salga el polvo y las partículas que se han quedado entre las teclas, y después pasa una toallita de bebé por encima para limpiar la grasa. 
  • Quitar el maquillaje. Si no tienes a mano tus productos desmaquillantes, una toallita húmeda de bebé te permite retirar el maquillaje respetando la delicada piel del rostro.
  • Perfumar cajones. Puedes usar las toallitas de bebé para perfumar los cajones. Déjalas secar, aplica unas gotas de tu aceite esencial favorito e introdúcelas en los cajones para que huelan bien.
  • Retirar los pelos sueltos de tu mascota. Para evitar que tu perro o tu gato suelte pelo por la casa, pásale una toallita de bebé por el cuerpo para atrapar los pelos sueltos.